Modelo de Desarrollo en Vichada Forestal

  • por

El gremio forestal formula una serie de planes de acción para el mejoramiento energético, tecnológico, vial y económico del departamento del Vichada mediante un desarrollo forestal

La problemática social y económica del departamento del Vichada es bastante compleja para éste que es el segundo más grande de Colombia con una extensión territorial de 105.947 km2. Una región con uno de los índices más altos de analfabetismo, con un 11,57% de sus habitantes sin saber leer o escribir, un 11,92% sin estudios más allá de la primaria y un 10,69% con educación media terminada. Sólo un 2,61% de su población tiene formación profesional, la segunda más bajo del país.

No resulta extraño que esas cifras generen un impacto directo en el desarrollo económico y social del departamento. Con 32,7% en agricultura, ganadería, caza, silvicultura y pesca, y un 34,9 % en administración pública y defensa, educación y servicios sociales, el resto de los parámetros en que basa la economía del Vichada es muy bajo. Comercio, reparación, transporte y alojamiento cuenta con un 10,3%, la construcción alcanza un 9,8%, las actividades inmobiliarias el 4,3%, y las actividades financieras y de seguros el 1,6%.

Frente a sus indicadores económicos y sociales, jóvenes afiliados al gremio forestal han adelantado un proyecto y varios planes enfocados al desarrollo forestal del departamento. Éste se ha planteado en torno a cuatro líneas de acción que buscan el aprovechamiento de la madera, el mercado del carbono, el aprovechamiento de la resina de pino, la generación de energía y el negocio apícola a partir de las plantaciones forestales.

Aprovechamiento de la madera

Aunque el consumo per cápita de madera en Colombia sigue siendo bajo comparado con el de otros países suramericanos como Chile o Ecuador, es importante en los sectores de vivienda y las grandes obras de infraestructura. La baja demanda, la carga tributaria y la competencia. 

desigual con los productos importados han afectado la producción nacional de muebles y madera como tal. El proceso total dentro de la producción de estos ítems decreció el 1,7% en 2018 comparado con
su año anterior.

El departamento del Vichada cuenta con cerca de 95.940 hectáreas forestales, repartidas principalmente entre las especies con fines maderables como pino, acacia y eucalipto, que podrían generar en volumen de 1,4 millones de metros cúbicos de madera al año. Para establecer y mantener una plantación forestal durante 10 años se requiere de 25 jornales por hectárea, por lo que estas plantaciones han generado 3.221 empleos directos, de los cuales 2.409 son empleo directo anual.

El gremio forestal ha acogido la propuesta de ONF Andina, Banco Mundial, y DNP, y plantea la construcción y puesta en marcha de una planta en el municipio de La Primavera para la producción de madera aserrada, seca y predimensionada, que se complementaría con una producción de tableros enlistonados y el aprovechamiento de los residuos para la producción de energía eléctrica.

Para ello se requieren estudios técnicos y de factibilidad para la construcción de esas plantas de transformación, a partir de los planes de negocio elaborados por las entidades mencionadas que permitan cofinanciar la construcción de dichas plantas, pero igualmente del mejoramiento de la infraestructura vial, energética y tecnológica. Esto irá ligado a una serie de alianzas para la capacitación en procesos de cosecha, transformación y valor agregado en la comercialización de productos y subproductos.

Mercado de carbono

Una de las acciones intergubernamentales más importantes en la búsqueda de la mitigación al cambio climático es el de reducir los Gases de Efecto Invernadero (GEI) y evitar así el aumento en la temperatura promedio del planeta. El Protocolo de Kioto estableció metas vinculantes de reducción de las emisiones para 37 países industrializados y la Unión Europea, y que ha movido a los gobiernos a establecer leyes y políticas para cumplir sus compromisos, obligando a las empresas a tener en cuenta el medio ambiente a la hora de invertir.

Estas acciones también propiciaron la creación del mercado del carbono, que en Colombia significó establecer en 2016, el Impuesto Nacional al Carbono, un gravamen sobre el contenido de carbono de todos los combustibles fósiles, incluyendo los derivados de petróleo y los tipos de gas fósil que sean usados con fines energéticos, siempre que sean utilizados para combustión (excepto el carbón). Los recursos de este impuesto se destinan, entre otros, al manejo de la erosión costera, la conservación de fuentes hídricas y la protección de ecosistemas.

Dentro de esa dinámica, el Vichada tiene plantadas 95.940 hectáreas forestales, de las cuales 70.937 podrían ser presentadas para la reducción de emisiones y remociones de GEI, con lo que aportaría cerca del 1% de la reducción de GEI, compromiso de Colombia en 2019, que podría llegar al 2% y 3 % de la meta de cumplimiento de reducción de GEI nacional en 2030.

Aprovechamiento de resina de pino

La resina de Pino es la sustancia que producen las coníferas (pinos, abetos etc.) y que fluye al exterior desde los canales resiníferos al realizar incisiones en la madera. De cada 1,000 kilogramos de resina de pino se obtienen 750 kilos de colofonia (brea), 130 kilos de aguarrás (trementina) y 120 kilos son desperdicio. Esta trementina vegetal (biodisolvente) posee propiedades similares que le permite reemplazar la trementina mineral (producto constituido de derivados del petróleo) en los procesos de fabricación de pinturas y barnices.

Esta resina tiene usos distintos en los ámbitos de los combustibles y petroquímica, farmacéutica, pinturas, tintas, barnices, adhesivos, agroalimentos, industria de aseo, cosméticos, aromas y fragancias. La colofonia, por ejemplo, se emplea en la fabricación de tintas de impresión, en las ‘salsas’ utilizadas en el acabado del papel, como emulsionantes en la fabricación de caucho sintético, en adhesivos, goma base para fabricar chicles, bebidas, productos depilatorios, jabones, pinturas, etc. La trementina (conocida igualmente como ‘aguarrás’), por su parte, se utiliza principalmente como disolvente y en la fabricación de pinturas. Pero

igualmente, y con mayor ahínco, en la producción de materias primas para la fabricación de fragancias, aromas alimentarios, vitaminas y resinas politerpénicas.

En el mercado mundial se producen 1.3 millones de toneladas de resina. Sus principales actores son China, Brasil e Indonesia con el 92 % de la producción mundial. Colombia importa cerca de USD 690.8 millones, en trementina y USD 1.656 millones en colofonia. En cuanto a exportaciones, las cifras fueron mínimas entre 2017 y 2018 con USD 10.070 de trementina y USD 67.470 de colofonia.

El propósito es construir una planta destiladora para la obtención de colofonia y trementina y otra para la obtención de Alpha y Beta Pinenos (derivados resínicos y terpénicos) con el fin de aprovechar los productos no maderables de plantaciones comerciales de pino, para así sustituir parcialmente, las importaciones de colofonia y trementina con posibles metas de exportación.

Ello requeriría, entre otros, el mejoramiento de la infraestructura vial, energética y tecnológica y una alianza para la comercialización de estos productos.

Generación de energía

En Colombia, durante el año 2018, las zonas pertenecientes al Sistema de Interconexión Nacional (SIN) tuvieron un incremento en su demanda de energía del 3,4% con relación al año 2017. En el Vichada, el sistema eléctrico se abastece desde Puerto Carreño, mediante una interconexión con Venezuela, y luego por generadores diésel a los demás municipios del departamento. Esta operación es realizada por ELECTROVICHADA S.A. ESP, y su consumo se estima en 36.637.248 kWh.

Las energías renovables no convencionales (eólicas y sistemas solares, particularmente) han abierto paso de igual manera a la energía obtenida a partir de biomasa, cuyo modus operandi es la degradación espontánea o inducida de cualquier tipo de materia orgánica que ha tenido su origen en un mediato como consecuencia de un proceso biológico y toda materia vegetal originada por el proceso de fotosíntesis.

Con este tipo de energía, el sistema eléctrico del Vichada podría suministrarse a partir de una planta generadora de biomasa de 5MW. Se calcula que en todo el proceso de forestación y producción de madera, este departamento podría generar un total anual de 728.000 m3 de biomasa residual disponible para la generación de energía. Esta abastecería aproximadamente una producción de energía de origen renovable de 10MW por 8 años, tan solo con la biomasa residual del primer proceso de aprovechamiento maderable.

Aprovechamiento del negocio apícola a partir de plantaciones forestales

Gracias a las cerca de 95.940 hectáreas forestales plantadas en el departamento del Vichada, se adelanta la investigación en torno al desarrollo de un programa de producción apícola, aprovechando las zonas forestadas, para lo cual se están estimando las cifras de este mercado, en torno a la producción y demanda nacional de productos y subproductos derivados de la actividad apícola.

#ColombiaTieneMadera

Síguenos en nuestras redes sociales y conoce más de esta iniciativa.

https://twitter.com/MaderaLegal
https://www.facebook.com/MaderaLegal/
https://www.instagram.com/colombia.tiene.madera/