GESTIÓN COMPARTIDA EN EL DISTRITO DE CONSERVACIÓN DE SUELOS

  • por

Fundación Natura, a través del proyecto Magdalena Cauca Vive, se ha vinculado al ejercicio de planificación y manejo que viene realizando el Sistema Regional de Áreas Protegidas -SIRAP- Eje Cafetero, en particular, en la generación de Determinantes ambientales regionales, dónde el tema de áreas colindantes es un punto clave. Razón por la cual cabe destacar el proceso de trabajo conjunto de instituciones como las Corporaciones Autónomas Regionales de Risaralda y Quindío (CARDER y CRQ), el SIRAP Eje Cafetero y la Fundación Natura, con el propósito de construir la propuesta de manejo compartido para estas dos áreas protegidas.

La generación de un determinante ambiental de áreas colindantes, es importante en la medida que permite la construcción de estrategias de manejo conjunto que aportan al mejoramiento de la conectividad de los ecosistemas, facilitando el proceso de gestión de las zonas vecinas y posibilitando una mayor incidencia regional; desde la coordinación y desarrollo de acciones que van en armonía con la planificación de dichas áreas protegidas, lo que implica alinearse en cuanto a la zonificación y los objetivos de conservación.

Según Tatiana Londoño, Coordinadora operativa del SIRAP Eje Cafetero, los temas que definen la construcción de los determinantes ambientales regionales son: los ecosistemas estratégicos como páramos, humedales y bosque seco, la función amortiguadora, las reservas forestales de Ley Segunda, los corredores biológicos y las áreas protegidas colindantes.

Para el desarrollo de éste último, se escogió realizar el proceso de armonización de los  distritos de conservación de suelos Barbas Bremen, dos áreas protegidas de carácter regional, pues a pesar de haber sido declaras de manera independiente, a nivel geográfico y ecosistémico son una misma zona,  cuyo manejo corresponde a dos corporaciones, CRQ en el Quindío y CARDER en Risaralda. De ésta manera, estos distritos son el piloto para la estructuración del determínate ambiental regional de áreas colindantes.

Con el acompañamiento de la Fundación Natura, se ha promovido espacios de encuentro entre CRQ y CARDER para trabajar sobre el abordaje de áreas colindantes, con el propósito de fortalecer la gobernanza y poder articular las visiones de cada una de las jurisdcicciones, pues los Planes de manejo y los esquemas de gobernanza son diferentes entre sí, pero hay fortalezas en cada uno. La idea ha sido fortalecer ese relacionamiento para que exista una articulación efectiva  en la gestión conjunta del ecosistema.   

Lo que se espera desde el SIRAP Eje Cafetero, es formalizar un acuerdo regional sobre determinantes ambientales que permita el adecuado reconocimiento e inclusión del componente ambiental desde la perspectiva regional en los instrumentos de planificación y ordenamiento del teritorio. La formalización de este acuerdo se dará en el trancurso del primer semestre del año 2021, con el fin de que todas las corporaciones autónomas regionales -CAR- que hacen parte del SIRAP Eje Cafetero, adopten éstas determinantes para que los municipios las incluyan en sus procesos de planificación y ordenamiento territorial, incluyendo directrices de manejo sostenible y conservación.

Quebrada la Sonora

Para el caso de las dos áreas protegidas (Distrito de conservación de suelos Barbas Bremen, jurisdicción del departamento de Quindío y Distrito de conservación de suelos Barbas Bremen, jurisdicción de departamento de Risaralda), la construcción de una propuesta para el manejo conjunto sobre el área colindante, es fundamental en la medida que pretende armonizar la zonificación, integrar y complementar el esquema de gobernanza, contar con líneas de acción en sus planes programáticos, articulando y aúnando recursos técnicos y financieros para el cumplimiento de los planes operativos anuales de cada una de las corporaciones responsables de la administración de dichas áreas protegidas.

Para Fernando Builes, representante de la sociedad civil e integrante del Comité interinstitucional de participación del DCS Barbas Bremen, la importancia de la articulación para la gestión compartida es vital, pues solo así se logra el beneficio de las áreas protegidas:

“Uno de los beneficios de esta gestión ambiental articulada es que tanto la CRQ como la CARDER han actuado sobre la importancia de ponerse de acuerdo para  poder trabajar un tema común que atañe al Distrito de Conservación sin importar que se trate de dos CAR diferentes, porque el territorio es uno solo.”

FOTOGRAFÏA POR: Fernando Builes. Río Barbas, limité natural y político entre los departamentos de Quindìo y Risaralda

Para la Fundación Natura, desde el Proyecto GEF Magdalena Cauca Vive, aportar en la construcción de esta propuesta es importante porque hace parte de los temas de interés regionales y su desarrollo genera un impacto favorable para la conectividad ecosistémica y fortalece el esquema de gobernanza de estos dos distritos de conservación de suelos, desde la armonización de la zonificación, el régimen de usos y sus líneas de acción y gestión sobre la zona colindante.

Según Mónica Bedoya, profesional de gobernanza de la Fundación Natura para el Eje Cafetero, es importante destacar la importancia de un proyecto que lee las dinámicas del territorio, nutre y fortalece lo ya existente en las instituciones y en las dinámicas propias de las zonas, por esta razón, ha sido fundamental la vinculación y el aporte en los procesos de gestión de áreas protegidas que se viene liderando en el Eje cafetero.