¿Sabes qué es la tecnología sin zanja y cómo se implementa en los proyectos de epm?

  • por

La tecnología sin zanja es un conjunto de métodos utilizados por EPM en algunos de sus proyectos de infraestructura para la instalación, reemplazo o rehabilitación de tuberías subterráneas con un mínimo de excavación y afectación de las actividades en la superficie.

Un ejemplo de implementación de esta tecnología se dio en la modernización de las redes de acueducto y alcantarillado del centro de la ciudad de Medellín. Con el proyecto Centro Parrilla, EPM utilizó tecnologías avanzadas dentro de la metodología de “sin zanja”, en el 70% de las obras, conocidas con los nombres de: tubería curada en sitio o C.I.P.P. (Cured in Place Pipe), revestimiento ajustado (Close Fit Lining), Perforación Horizonatal Dirigida (PHD), fraccionamiento de tubería (Pipe Bursting) e hincado de tubería (Pipe Jacking).

Según el estado de las tuberías, estas podrían ser rehabilitadas, renovadas o completamente reemplazadas por tuberías nuevas por medio de tecnologías sin zanja:

Rehabilitación

El estado de la tubería permite que sea renovada en sitio, mejorando sus características técnicas y permitiendo prestar los servicios en las mejores condiciones. En Centro Parrilla se usaron dos técnicas: Close Fit Lining y CIPP Cured in place Pipe (Tubería curada en sitio).

Reposición o renovación.

Aprovechando la tubería existente como guía, se instala una nueva dentro del mismo espacio o incluso una de mayor diámetro. En Centro Parrilla se utilizó la técnica conocida como Pipe Bursting.

Instalación nueva

Se instala una tubería nueva en una posición diferente a la del ducto existente. En el proyecto se usaron dos técnicas: microtunelería con Pipe Jacking  y perforación horizontal dirigida.

Beneficios de la tecnología sin zanja:

  • Permite reducir el ruido, el polvo y las afectaciones a la movilidad.
  • Se pudieron realizar obras en gran profundidad, que no serían posibles con métodos tradicionales.
  • Preservación de casi la totalidad de los árboles de la zona, que se hubieran tenido que talar o trasplantar con otros procedimientos.
  • Con estas obras, se realiza una gran contribución al saneamiento del río Medellín, pues las aguas residuales de la zona centro ya no caen a las quebradas, sino que se llevan a la nueva planta de tratamiento Aguas Claras en Bello.

Hoy, el Centro de Medellín continúa con su dinámica con redes renovadas que dan cuenta del gran aporte de EPM al desarrollo de la ciudad, para que las generaciones actuales y futuras puedan seguir disfrutando de los beneficios de tener servicios públicos de calidad y por muchos años.

Te mostramos a través de esta animación cómo se implementa esta tecnología en los proyectos de EPM para disminuir los impactos en el ambiente, en la movilidad y los tiempos de ejecución de los trabajos, pues no se requiere perforar grandes superficies y los territorios pueden continuar con su dinámica:

Para nuestro río, lo mejor está por venir.