Cornare ha declarado un 22% de su territorio como área protegida

  • por

Somos privilegiados por habitar en el segundo país con mayor biodiversidad del mundo, después de Brasil, es por esto que desde años atrás, el Gobierno Nacional, junto con las Autoridades Ambientales, las Instituciones locales y las comunidades (a través de las reservas naturales de la sociedad civil), se han dado a la tarea de declarar áreas protegidas nacionales, regionales y locales, con el fin de lograr objetivos específicos de conservación.

Así, por ejemplo, el territorio Cornare está conformado por 26 municipios que suman 826.700 hectáreas y un 22% de ellas están declaradas como áreas protegidas. Esto quiere decir que hoy la región cuenta con 186.583 hectáreas en las que se conserva la biodiversidad natural y los servicios ambientales que proveen estos ecosistemas.

“Declarar áreas protegidas es la posibilidad que tenemos las Autoridades Ambientales para garantizar y perpetuar los bienes y servicios ambientales que se generan en estas áreas específicas de la región, lo que a su vez permite el desarrollo de las comunidades a través de la ejecución de actividades socioeconómicas en armonía con los recursos naturales como marco vital para un desarrollo sostenible”, explicó Javier Parra Bedoya, subdirector de recursos naturales de Cornare.

Las áreas protegidas brindan diversos servicios ecosistémicos como la regulación y disponibilidad del agua, hábitats para especies de animales y flora, regulación climática, belleza paisajística, bancos genéticos, provisión de alimentos, entre muchos más. Así mismo, son espacios ideales para la investigación natural, social y cultural.

En total son 20 áreas protegidas y 16 reservas naturales de la sociedad civil, las que se han declarado en la Jurisdicción y se encuentra en la etapa final el proceso de declaratoria del DRMI Bosques, Mármoles y Pantágoras, que cuenta con un área de 15.905,9 hectáreas, con la que llegaremos a un 24% del territorio declarado área protegida.

Cada declaratoria de área protegida se realiza a partir de un proceso concertado con los diferentes actores que hacen presencia en el territorio, por lo que Arnulfo Berrío, presidente del Honorable Consejo del municipio de San Luis indica que “es muy alentador cuando vemos sentar en la misma mesa a ganaderos, mineros, líderes comunitarios; todos preocupados y trabajando en pro de la conservación. Es un gran logro y lo veo con muy buenos ojos”.

Además de 16 Reservas Naturales de la Sociedad Civil, 11 Distritos Regionales de Manejo Integrado, y 9 Reservas Forestales Protectoras, la Corporación cuenta con más zonas bajo otras figuras de conservación, dentro de las cuales se encuentra el Páramo de Sonsón, un ecosistema estratégico que fue delimitado en 2016 por el Ministerio de Ambiente y Desarrollo Sostenible y tiene 3.697,7 ha en Jurisdicción de Cornare, y adicionalmente se cuenta con la Reserva Forestal de Ley Segunda de 1959 con 95.369,04 ha.

Finalmente, para que la armonía se siga consolidando en las áreas protegidas, se construyen los Planes de Manejo (PM) los cuales se convierten en la ruta a seguir para la conservación y protección de las áreas: Este es un instrumento sobre el cual se dirigen y precisan los usos y actividades que pueden desarrollarse al interior de las mismas, además de plantear las líneas programáticas para lograr los objetivos de conservación definidos en cada una de las áreas protegidas.

Últimas áreas declaradas o en ruta declaratoria

*Distrito Regional de Manejo Integrado San Pedro

En octubre de 2018, se realizó la declaratoria del Distrito Regional de Manejo Integrado (DRMI) San Pedro, por parte del Consejo Directivo de Cornare, una nueva área protegida para el Oriente antioqueño con una extensión de 1.184,97 hectáreas, ubicada en el municipio de Concepción, en las veredas Santa Ana, Santa Gertrudis, Las Frías, San Pedro Peñol Parte Alta, y San Pedro Peñol Parte Baja.

Sobre esta área en particular, se espera consolidar los procesos de restauración y conservación del bosque nativo para mejorar la conectividad y el paso de fauna, debido a que constituye un corredor biológico estratégico de articulación con otras zonas de importancia para la conservación como el DRMI Embalse Peñol – Guatapé y Cuenca Alta del Río Guatapé, Las Camelias, Cuervos y las Reservas Forestales Protectoras Regionales La Tebaida, San Lorenzo, Playas, Punchiná y La Montaña, las cuales hacen parte del Sistema Regional de Áreas Protegidas (SIRAP) Embalses.

La actividad ecoturística es fuerte en esta zona, con actividades de avistamiento de aves, senderismo, pesca deportiva y los baños en fuentes hídricas como la cascada Matasanos, razones de peso para implementar acciones para evitar el desgaste de la naturaleza.

Valores Objetos de Conservación (VOC) del área declarada

Para el DRMI San Pedro, se tienen los siguientes VOC: el pato de los torrentes (Merganetta armata) y los relictos de bosques.

*Distrito Regional de Manejo Integrado Páramo de vida Maitamá-Sonsón

40.647 hectáreas fueron declaradas el pasado 6 de junio de 2019 como área protegida en la jurisdicción Cornare. Se trata del Distrito Regional de Manejo Integrado Páramo de vida Maitamá-Sonsón, donde además del Páramo de Sonsón propiamente dicho, se incluyen zonas de bosques altoandinos de gran importancia ecológica que proporcionan conectividad con las zonas altas. Se localiza entre los municipios de Abejorral, Argelia, Nariño y Sonsón, cubriendo ecosistemas de bosque altoandino y paramo en 46 veredas.

Este territorio, es un ecosistema estratégico considerado muy valioso por el inmenso aporte de agua dulce que hace a las cuencas hidrográficas que cruzan estas alturas tan variadas, como son los ríos Sonsón, Verdes, Sirgua, Aures, Buey, Negrito, Samaná Sur, Arma, y en especial, por el caudal de agua limpia que le entrega al río Magdalena.

Valores Objetos de Conservación (VOC) del área declarada

Ecosistema Páramo, la palma de cera (Ceroxylon quidiuense) y el puma (Puma concolor).

*Distrito Regional de Manejo Integrado Bosques, Mármoles y Pantágoras

(En proceso de declaratoria)

La Cuenca Media del Río Claro es una zona importante de recarga, regulación y disponibilidad hídrica para la subregión del Bosques ubicada en la denominada cuenca media del río Magdalena, es por esto que conjuntamente con la Fundación Natura, se encuentra en la etapa final el proceso de declaratoria el área protegida número 21 para la jurisdicción Cornare.

Se trata del DRMI Bosques, Mármoles y Pantágoras, que cuenta con un área aproximada de 15.905,9 hectáreas, distribuidas en jurisdicción de los municipios de Sonsón (59%), San Luis (28%), San Francisco (7%) y Puerto Triunfo (7%) donde están inmersos bosques en diferentes estados sucesionales equivalentes al 71% del área, asociados a formaciones kársticas, con altos reportes de especies endémicas y especies con algún grado de amenaza como lo es el paujil de pico azul y el tití gris. Además, el área cuenta con hallazgos arqueológicos y es una gran despensa de fuentes hídricas que confluyen en el río Magdalena.

Valores Objeto de Conservación del área a declarar

Para este DRMI tenemos el tití gris (Saguinus leucopus) y el paujil de pico azul (Crax Alberti) como especie endémica y en peligro crítico de amenaza, al igual que los cañones de Río Claro y las cavernas de gran importancia arqueológica, hídrica y ecosistémica para la región.