Guajira azul, la mayor ambición hídrica del gobierno

  • por
Módulo de pilas públicas en Manaure. Impacta a 12 mil familias. /MinVivienda

La crisis de agua en La Guajira lleva años. El problema es tal que, por primera vez en la historia, el Gobierno ha sido declarado el administrador temporal del recurso hídrico en el departamento. Ese título ha inspirado al Ministerio de Viviendapara crear, en palabras de sus funcionarios, “el proyecto más ambicioso en términos de agua en el país”.

Se trata de Guajira Azul, un programa que pretende canalizar más de $500 mil millones para transformar los bajos indicadores del departamento, en Riohacha, con una optimización de acueductos, y en el sur del departamento, con un operador regional.

El objetivo es “reducir en más del 30 % la incidencia de enfermedades gastrointestinales. Además, un hogar con acceso a agua potable puede aumentar hasta en un 17 % su ingreso disponible mientras sus miembros ahorran hasta 90 minutos al día que pueden emplear en trabajar o estudiar”, afirmó el ministro de Vivienda.

Este beneficio que impactaría directamente a las mujeres y los niños de la región, quienes son los encargados de recoger el agua. Se estima que tienen que caminar hasta 8 kilómetros para acceder a agua que no es potable. De ahí que una de las líneas más fuertes del programa esté aplicada a la ruralidad, con el esquema de pilas públicas.

“El sistema está conformado por un pozo, una planta de tratamiento desalinizadora o no, dependiendo del acuífero que se explote, y seis pilas públicas, que son unos tanques donde la gente puede acceder a agua potable. Se van a implementar 19 módulos de estos. Cada uno cubre hasta 100 rancherías, reduciendo la distancia de camino a dos kilómetros”, explicó viceministro de Agua Potable y Saneamiento Básico.

El esquema busca beneficiar a cerca de 130.000 personas, quienes se encargarán de su funcionamiento. La idea del Gobierno es crear una empresa departamental de agua que capacite a la comunidad para que verifique el funcionamiento del módulo, reparta de manera equitativa el agua y realice el mantenimiento necesario.

Así pues, el mayor avance de Guajira Azul será social. Tanto así que un 40 % de la inversión, que sale del bolsillo del Presupuesto Nacional, del Sistema General de Participaciones, de recursos de cooperación y del sector privado, desembocará en 4.000 talleres con comunidades, más de 15.000 visitas a familias y la operación de estos sistemas a manos de los guajiros.